El día se levantó brumoso, frío y desapacible. Cuando la moto que conducía Trinquete sobrepasó la loma que corona el faro del Picacho bajo el que está construido el puerto deportivo , apareció la mar bajo un cielo de nubes heridas y rotas.

La calima ,el sirimiri que comenzaba y las desenfrenadas olas que se estrellaban contra las piedras del lejano espigón levantando una blanca cortina de espumeante agua, hacían casi desaparecer el faro que se levanta en su punta.

Don Botalon 23 01

El Thalassa tenía el motor en funcionamiento cuando Trinquete, casi empapado, embarcó de un salto.

-   Buenos días maestro, saludó descorriendo la tapa del tambucho bajo la que Botalón, sentado en la mesa del navegante, manejaba los botones del encendido radar Furuno 821 que tenía el barco instalado desde hacía tiempo.

Mientras bajaba continuaba hablando.

-   Habíamos quedado a las diez de este día infernal ¿cuánto tiempo llevas aquí?.

-   Desde hace una hora contestó Botalón lanzándole una ojeada, como para cerciorarse que el que bajaba era su sobrino. Con este tiempo no te esperaba.

-   Te habría llamado por teléfono, contestó Trinquete desde el camarote de proa donde se estaba quitando lo que llevaba puesto ;una parka con capucha de aspecto militar ,un sobrepantalón para motorista con muchos bolsillos y cremalleras a juego y unas botas de piel de amplio cierre.

- ¿Vamos a salir? ,dijo con una voz temblorosa ,porque se estaba poniendo con mucho brío una fina polar Triboard, un ancho y cómodo pantalón con peto y las deportivas grises con suela blanca que siempre tenía a bordo.

-   Pienso que no merece la pena, contestó negando con la cabeza y mirando la pantalla del radar, porque encima esto arreciará más. Si quieres ponte un café que está recién hecho.

A Trinquete le gustaba el café que elaboraba su tío porque, aunque lo hacía en una cafetera exactamente igual que la de su casa y con el mismo café Lavazza , no tenía el mismo sabor y no lo comprendía. Pensaba que la paciencia que tenía en dejar que el agua hirviendo se empapase lentamente del molido tendría algo que ver, pero lo cierto es que se había convertido en un consumado cafetero precisamente de ese café.

Don Botalon 23 02

Mientras lo saboreaba con unas galletas Chiquilín, se puso a contemplar lo que hacía Botalón, que continuaba pulsando los gomosos botones del radar.

- ¿Se ha roto? , preguntó intrigado

- No. Lo que pasa es que habrá que desmontar la carátula para limpiar con alcohol de quemar los contactos porque les cuesta reaccionar a la presión. Están sucios.

-   Bueno, no tiene importancia. Se puede navegar sin radar.

Botalón levantó la mirada y miró a su sobrino con expresión preocupada .

-   ¡Claro! ,respondió . El hombre hace mucho que navega y esto del radar es un invento moderno. Claro que se puede navegar sin radar y también sin sonda, sin GPS, bombas de achique, prismáticos, extintores, plotter, barómetro, radio, balsa, girocompás, sextante, fluxgate, corredera, anemómetro, reloj, linterna estanca, corredera, radiobaliza ... Hizo una pausa , respiró profundamente y continuó ... y sin chalecos salvavidas, sin Inmarsat, sin ordenador ni teléfono ni piloto automático y si me apuras hasta sin la propia aguja y las cartas de navegación y si ya rematas ,sin motor y sin velas. Para navegar hay muy pocas cosas imprescindibles, pero ¿Cómo se navegaría? .

Don Botalon 23 03

Hay que ser conscientes y valorar las ayudas que tenemos y no comprometer nuestra seguridad.

Escúchame, Trinquete, y guarda este consejo de mi experiencia : ningún equipo electrónico sobra en un barco que tenga pretensiones de alejarse de la costa.

¿Sabes para lo que sirve un radar en la navegación?

-   Pues ... contestó dubitativo intuyendo una posible pregunta trampa y maduró la respuesta perdiendo su vista en el anaquel donde estaban los derroteros, el libro de faros y de radioseñales, el de primeros auxilios, el anuario de mareas , los manuales de los aparatos y el Gleenans , contestó cautamente ... pues sirve para este tiempo malo y ver en la niebla, cuando llueve o es de noche... y ya más repuesto añadió : Cuando brilla el sol es poco útil porque todo lo controlas con la vista.

-   Pues te equivocas. Además de jugar a ver la línea de la costa o ver el eco de un barco en rumbo opuesto que es lo que la mayoría hace, el radar tiene más ases en la manga pues puede dar una serie de datos prácticos que ayudan realmente a la navegación porque, por ejemplo, pulsando simplemente dos botones nos puede establecer que la bocana está exactamente a cuatro millas y media o ha sonado una alarma que te avisa que un mercante está a dos millas de ti.

Don Botalon 23 04

-   Será verdad, respondió Trinquete chasqueando la lengua, pero yo no reconozco la costa que en la pantalla del radar aparece por más que la aleje o acerque con el dichoso botón ring de los anillos. Se parece como un huevo a una castaña a la imagen de la carta náutica del plotter y así no hay manera .Por otra parte te diré que por ahí van muchos diciendo que no ponen la alarma porque dicen que está todo el día y toda la noche dando la vara. Vamos, que acierta menos que una escopeta de feria.

-   No exageres ,a veces la costa aparece como si fuera una carta y otras debido a que hay elevaciones importantes dan alguna complicación ,porque cuando navegamos hacia la costa veremos aparecer en primer lugar las montañas del interior antes que la costa. Hay que saber interpretarlo. Un objeto pequeño pero cercano aparecerá más grande que uno enorme pero alejado y todo ello rodeado de confusos ecos que son los reflejos aleatorios de las olas o del mar o de los propios contactos.

A primera vista parece difícil porque de primeras ves un montón de información gráfica en la pantalla, pero es bastante sencillo ; sólo debes despreciar los puntos que aparecen de forma intermitente. Practicar y practicar.

Don Botalon 23 05

Si sabemos nuestra posición en la carta y midiendo las distancias entre elementos relevantes como cabos o islotes, nos será fácil trasladarlos a cada eco.

Respecto a lo de la alarma, más de lo mismo. Hay que practicar con el radar y afinarlo debidamente. La gente le da a la tecla guard, selecciona el sector de vigilancia y ya está.

Las teclas acknowledge,gain,anti-clutter,tune,rain,sea-clutter sirven para algo.

Don Botalon 23 06

Se trata de dominar el software del radar a base de trabajar sobre él con su uso. Te aseguro que muchos navegantes lo consideran el tercer instrumento más importante a bordo después del compás y la radio.

-   Pero tío, respondió en tono sarcástico separando las palabras, ¿para qué me voy a complicar la vida? el GPS y el plotter me lo da todo. Tiene una cartografía de escándalo, hasta vistas a 3D con detalladas imágenes por satélite, con información minuciosa de los puntos de interés. Además si le das el punto de partida y el de destino el equipo calculará la ruta más corta y te avisará de los peligros potenciales teniendo en cuenta los datos del barco como por ejemplo el calado.

Botalón no se inmutó y continuó desmontando la carátula del viejo Furuno y sin levantar la vista le contestó.

-   No voy a discutir tus maravillas tecnológicas, que sí son maravillas ya que el GPS te puede situar, en el peor de los casos, a escasos metros y la mejor posición astronómica puede tener un error mínimo de una milla, pero recuerda que son ayudas a la navegación. Debes saber navegar sin ellas. Una aguja tradicional no necesita energía y no te puedes quedar sin saber dónde estás porque se han ido las baterías. No te ciegues con esta portentosa tecnología porque no constituye una alternativa total.

Las máquinas no te pueden dominar en un mundo tan hostil como puede ser la mar. Pero una cosa no quita la otra; también debes saber manejar todas tus posibilidades electrónicas.

Pero estamos hablando del radar y te voy a contar algo de mi experiencia. Una vez cruzando el estrecho de Gibraltar se fue cerrando la niebla y me quedé totalmente a ciegas ya que no tenía radar y encima anochecía. Había ,como siempre en esa zona, un intenso tráfico de mercantes lanzados a 16 nudos o más. No te puedo describir el miedo que pasé allí temiendo un abordaje. Gracias a los ángeles de Tarifa Tráfico pude salir de allí.

- Vale, dijo Trinquete en esos casos sí, perote tienes que deshojar haciendo interpretaciones en ese mar de ecos.

-   Lo mismo que tú me has descrito este aparato que lo hace todo, yo te voy a hablar de un sistema que resuelve ese maremagnum.

Dejó el pequeño destornillador en el estuche de los lápices se levantó y caminó hacia la hornilla, se escanció una generosa taza de café que alegró con un chorrito de Cardenal Mendoza y a continuación volvió a su asiento.

-   Este radar es muy antiguo, dijo, puede ser que tenga de vida al menos 14 ó 15 años y para un equipo científico eso es un mundo, nada más que tienes que ver esta pantallita de 8 pulgadas donde a mí ya me cuesta distinguir los datos , pero con todo, puede situarte en el acto con su sistema de demora y distancia; te puede revelar lo que te viene por la proa antes que la adivines con la vista de día y no digamos con la de la noche; te avisa de ese chubasco que puede aparecer en el horizonte, incluso decirte en qué dirección va o viene y a qué velocidad; te revela como es la entrada de ese puerto desconocido y como están distribuidos sus pantalanes; revela los pares de balizas que delimitan la zona navegable de un estuario o un río. En fin que es el ojo que casi todo lo ve. Y todo lo que ve, es cierto en ese preciso momento.

Los radares de ahora son mucho más sofisticados porque se conectan a tu famoso navegador, a la sonda, al piloto automático, al equipo de viento, en fin al resto de la electrónica que puedas tener instalada en ...

Don Botalon 23 07

 

Don Botalon 23 08

Botalón interrumpió la conversación porque en el exterior arreció el campaneo de los huecos palos de aluminio de los barcos vecinos al badajearlos vivamente sus destensadas drizas y comenzó un intenso repiqueteo que producían las gruesas gotas de lluvia al impactar sobre la cubierta.

Trinquete se recostó en la dinette y dijo con expresión pensativa

-   Parece que tienes razón; esto va a más.

-   Ya te lo dije, lo había visto en la pantalla.

-  ¿Y cuál es el sistema que dices que evita esa confusión de barcos en la pantalla?

-   Se llama sistema MARPA. Cuando ves un eco interesante y fijo, ponemos el cursor sobre él ,pulsamos un botón que se llama target y cuando la pantalla se refresca viene la maravilla : aparece una caja de información diciéndote su rumbo su distancia y la velocidad que lleva. Para remate de los tomates lo mete en su memoria y te lo incluye en un cuadro resumen donde están todos los contactos diciéndote, con el actual rumbo que lleva tu barco, a qué distancia pasaremos de ellos y el tiempo que falta para que ocurra este acercamiento.

-   ¡Vamos maestro! ;esto ya está superado, contestó Trinquete con aire triunfal y cambiando de postura, ¿Sabes lo que es el AIS?. Te lo dice todo, incluso el nombre del barco. Basta con que tengas el aparato emisor/receptor y un ordenador.

Don Botalon 23 09

-   ¿Y si no lo tiene? contestó rápidamente Botalón. Los buques militares no están obligados al uso de este sistema o suponte que el equipo de una embarcación puede estar fuera de servicio o estropeado y no digamos de los pesqueros con los secretos de sus zonas de pesca.

La cara del joven reflejó su decepción

-   Y eso ¿qué significa?, preguntó al fin.

-   Que a las malas yo me quedo con el real radar.

Trinquete lo miró desconcertado por lo que su tío terminó aclarando.

-   Estos dos sistemas no se pueden comparar. Es cierto que el radar da demoras verdaderas y enseña lo que realmente está pasado mientas que el AIS depende de los satélites que el GPS en ese momento está "viendo" pero ambos son útiles ,se complementan. Pero te insisto que no pueden reemplazar las observaciones del navegante. Sólo son ayudas.

-   Pero algo malo tendrá el radar, porfió tercamente, tú mismo dices que casi todo lo ve...

-   ¡Claro! . No ve bajo el agua; no alcanza más allá del horizonte; A duras penas ve barcos de madera, fibra de vidrio y otros materiales a no ser que tengan el reflector de radar; no ven los escollos o bajos que apenas afloran en la superficie; ve mal cuando el barco escora ,a no ser que tenga instalado una plataforma oscilante, porque sus rayos irían por lado al agua y por el otro al cielo.

Por otra parte no nos da la latitud y longitud como hace exactamente el GPS, aunque nos da la demora y el rumbo a cualquier punto con los que es fácil situarse.

En fin que no todo es tan perfecto.

- ¡Ya decía yo! ,exclamó Trinquete levantando la barbilla.

Botalón por fin despegó el marco del display del Furuno y los botones salieron disparados en todas direcciones. Reprimió un taco y adoptando una sonrisa encantadora dijo

-  Ya decía yo ¿De qué?

-   De nada ,contestó Trinquete ,mientras interiormente repetía su última frase.