escuela nautica baleares valnautica

escuela alisios

Yachy Point 01

Capítulo 7   RUMBO DE COLISIÓN


El sol llevaba al menos tres horas intrigando para tratar de convertirse en astro rey cuando el coche de Botalón aparcó en el recinto del puerto deportivo.
Bajaron con prontitud del coche y se dirigieron al pantalán D donde estaba atracado el Thalassa.
Al atravesar la puerta de entrada y entrar por la marina seca se encontraron, suspendido por las cinchas de la grúa, con un barco que tenía un tremendo agujero en el costado y que aún estaba goteando.
 

Foto 7 01 
- Ayer debió de haber tomate, dijo Trinquete.
- Tuvo suerte… un poco más abajo y se hubiera hundido.
- No lo comprendo, apostilló Trinquete jugueteando con su cruz de oro,
¿Cómo es posible que dos barcos colisionen con lo grande que es la mar?
- La mar es muy grande pero los barcos navegan por el mismo sitio.
- Es absurdo; que naveguen por otros derroteros y así nunca
abordarían.
- Vamos a bordo Trinquete, que allí hablaremos mejor ante una
taza de café.
La cafetera de aristas italiana silbó y la cabina se inundó de un reconfortante olor a café. Botalón, como resultado de sus antiguas guardias nocturnas en la Mercante, era un consumado cafetero. No le gustaban las cafeteras de cápsulas o las eléctricas que según él, lo único que daban era “aguachichi”.
La consecuencia de sus manipulaciones con la cafetera y el molinillo fué un espeso café salido como decantación del apretado poso del filtro metálico. Se sentó esperando para tomarse la última taza, la más concentrada y amarga.
- Mira Trinquete, dijo Botalón rompiendo el silencio, en este mundo lo
que sobra en la mar es espacio pero que se transforma de la mano del hombre en la mejor infraestructura, y que pone gratis la naturaleza ,para el transporte.
Para que un camión lleve 20 toneladas de un sitio a otro, le tienes que poner una carretera que sortee accidentes geográficos y que debes ir reponiendo porque se desgasta. Si haces este tráfico por mar lo único que tienes que tener son puertos y un barco medio carga tranquilamente como 700 camiones con un gasto menor por lo que te figurarás la cantidad de barcos mercantes que ahora mismo están navegando. Pero ¿A dónde van todos estos barcos?
- A los puertos
 
Foto 7 02
- Exactamente , a los mismos sitios y como estamos en una economía
de costes ,exactamente por la ruta que les ofrezca la mayor economía de combustible; por las que les permitan cargar más; por las que les influyan positivamente los factores oceanográficos o climatológicos como las corrientes ,los hielos flotantes o vientos y finalmente por las rutas que tengan cercanía de puertos para refugiarse o reparar . Resumiendo: fielmente por las mismas coordenadas.
Precisamente fuimos nosotros mismos, los españoles, los que racionalizamos estas rutas inventando los derroteros o libro de caminos y rumbos por mar desde el siglo XVI.
 

Foto 7 03
Es un milagro que no haya más colisiones en estos auténticos corredores oceánicos por muchas ayudas a la navegación que tengas. Por ejemplo , por nuestro estrecho de Gibraltar pasan cerca de 100.000 barcos al año.
- Pero yo estoy interesado en la práctica, comentó impaciente
Trinquete, lo que debemos saber a bordo de una embarcación deportiva y cómo prevenir para que no pase eso.
- Si dos barcos navegan en rumbos convergentes llegará un momento
en que se cruzarán en un punto determinado. Lo que tenemos que vigilar que cada uno lo haga a su tiempo. Hay un Reglamento que señala que el barco por nuestro estribor tiene preferencia.
Si el avistamiento se produce por nuestro babor que es cuando “tenemos estribor” no te vayas a creer que tenemos ese derecho literalmente pues existen excepciones para ceder el paso como por ejemplo los pesqueros faenado, los remolcadores halando o los buques con maniobra restringida y todos deben llevar las marcas que lo indican tanto de día como de noche.
- La noche es la que impone respeto con esas luces de colores…
- Métete en la cabeza esta regla nemotécnica de principio : Luz verde,
pasamos ;luz roja, ellos pasan.
 

Foto 7 04
 

- Pero ¿Cómo averiguar si nuestro rumbo es de colisión?
Si tienes esa duda te sitúas en un punto del barco donde puedas
tomar marcaciones sucesivas eligiendo como referencia un elemento de cubierta como punto de mira. Si las diversas marcaciones no varían, el rumbo de colisión es cierto por lo que debemos maniobrar arrumbando a la popa del barco avistado. Continuamos tomando las marcaciones para comprobar la rectificación. Si la marcación decrece, nos pasarán por la proa; si aumenta lo harán por la popa.
 

Foto 7 05
 

- Pero si eso nos pasase ¿Qué haríamos?
- Comprobaríamos si tenemos izado el reflector de radar y si es de
noche si las luces de posición las tenemos encendidas , iluminaríamos la vela con un proyector ; a veces no importa que un gran buque te vea pues necesita mucho espacio para evolucionar, en ocasiones son barcos que casi llegan a medio kilómetro de eslora como los que ves en la boya de los petroleros frente a Punta Umbría que tardan mucho en reaccionar. Siempre esperan que lo hagas tú y siguen como si tal cosa a su marcha, aunque tengas preferencia, por lo que si la situación no varía maniobraríamos y encenderíamos el motor por si acaso.


Foto 7 06
 

Trinquete se incorporó, puso los codos sobre la mesa y se cubrió la nariz  formando un cuenco con las manos y mirando a su tío por encima de sus dedos le dijo con una voz ahora oscurecida y poco limpia.
- No hay derecho porque la ley es la ley.
- Es la ley del más fuerte
- ¿Y qué se puede hacer?
- Tu voz me recuerda que alguno se desahoga utilizando el VHF.