Después de un desarrollo tecnológico totalmente novedoso e innovador en ingeniería naval que ha causado multitud de problemas técnicos que se han tenido que solventar por los equipos de ingenieros la US Navy está a punto de botar su última clase de buques de guerra de superficie que es totalmente revolucionaria.

Buque-Uss-Zumwalt


A pesar de los múltiples problemas surgidos durante su desarrollo, el destructor se entregará dentro de plazo y ajustándose al presupuesto establecido.
La nueva unidad llevará el nombre de USS Zumwalt, en honor del Almirante del mismo nombre.

La construcción del Zumwalt, primero en su clase, es el mayor destructor de la US Navy jamás construido, está construido dentro de plazo y con sujeción al presupuesto establecido, algo que es una rareza en los nuevos programas de defensa, según manifestaron las propias las autoridades navales.
La US Navy considera que el novedoso armamento que dotará a la nave, su silueta novedosa de carácter furtivo y las características avanzadas de esta plataforma naval harán que sea una combinación formidable.

El bautizo del buque que lleva el nombre del fallecido almirante Elmo ” Bud” Zumwalt Jr. fue cancelada hace una semana por el cierre del gobierno federal de Estodos Unidos. Sin gran ceremonia, el gran barco se trasladará a dique seco y se botará en los próximos días.

El acto público de botadura del USS Zumwalt, en el que están presentes las dos hijas del almirante se ha pospuesto hasta la próxima.
El almirante Zumwalt sirvió en destructores durante la Segunda Guerra Mundial y fue galardonado con una Estrella de Bronce por su valor en la batalla del Golfo de Leyte.
Fue el almirante más joven en ostentar el cargo de Jefe de Operaciones Navales, cargo para el que fue nombrado por presidente Richard M. Nixon y desde la máxima responsabilidad en la cadena de mando de la US Navy trabajó, en unos años muy duros para poner fin a la discriminación racial y permitió a las mujeres servir en buques por primera vez.

Al igual que su homónimo, el barco es innovador.
Es tan grande que Bath Iron Works, un astillero subsidiario de General Dynamics, tuvo que construir una nave especial de más de 30 metros de altura con un coste de 40 millones de dólares para dar cabida a los grandes segmentos del casco.
El barco tiene 30 metros más de eslora que los destructores de la clase Arleigh Burke, actualmente en servicio en la armada norteamericana.

Cuenta con un casco con una inusual forma de rotura de la ola que mejora de manera espectacular su hidrodinámica de perforación, está impulsado por un novedoso sistema de propulsión eléctrica, sonar avanzado y un sistema de misiles guiados de última generación.
El cañón también es un arma totalmente revolucionaria dispara ojivas propulsadas por cohetes con un alcance de hasta 100 millas.
A diferencia de los buques de guerra conocidos hasta ahora con enormes superestructuras cargadas de antenas y radares, el Zumwalt cabalgará sobre el mar agua minimizando su firma de radar, debido a la integración dentro del casco de todos los sensores electrónicos, lo que lo convierte en el buque de guerra más sigiloso que jamás haya existido.

El buque fue concebido como una autentica plataforma multipropósito previsto para la guerra de superficie y antiaérea, pero su tamaño y una planta de energía que puede producir 78 megavatios de electricidad – suficiente para abastecer 78000 hogares – hacen de esta unidad una plataforma potencial para la instalación de armas futuristas tales como el cañón electromagnético, que utiliza un campo magnético y corriente eléctrica para disparar un proyectil con una velocidad inicial igual a siete veces la velocidad del sonido.
Con tanta automatización de sus sistemas, se necesitará una menor dotación, en concreto operará con una tripulación de 158 hombres y mujeres, casi la mitad de la dotación de la actual generación de destructores.

“El concepto de Zumwalt es una especie de puente entre las tradiciones del pasado y el nuevo mundo de la guerra en la red y las municiones guiadas de precisión “, afirmó Loren Thompson, analista de defensa en el Instituto Lexington.
“No es sólo un concepto de innovación radical, si no que también es un intento disponer de una plataforma para ejecutar una amplia gama de misiones con un barco que tiene un pie en el presente y un pie en el futuro.”

La US Navy tenía previsto la construcción de más de 20 de las naves.
Pero el Zumwalt es tan sofisticado, y su costo es tan elevado, que el Departamento de Defensa ha intentado en diversas ocasiones cancelar el programa, pero en su lugar, de momento se ha reducido a sólo tres naves, siendo la primera Zumwalt.

El USS Zumwalt costará más de 3.5 millones de dólares, aproximadamente tres veces el coste de los destructores que están en servicio, pero ello no obstante el programa no ha sufrido grandes sobrecostos o retrasos, afirmaron fuentes de la US Navy.

El hecho de que la construcción haya transcurrido conforme a las previsiones, a pesar de las dificultades técnicas ha sido un alivio para la Armada norteamericana, después de los fracasos en otras clases como el Litoral Combat Ship (LCS).

Dan Dowling, presidente del S6 Local, que representa a 3.200 constructores navales, afirmó que este ha sido un ambicioso proyecto con un nuevo diseño de casco, con el uso de materiales compuestos y una adaptación total a las nuevas tecnologías.
“Es un cambio radical de lo que hemos conocido hasta ahora.
Que la armada esté satisfecha con el diseño de la nave depende de ellos, nosotros nos hemos limitado a construir lo que pedían,” dijo, y agregó, “espero que el buque les satisfaga ya que nos gustaría poder construir tantos de ellos como sea posible”.

 

Autora: Marilena Estarellas