Sapphire 460

Se ha resistido, pero, ¡por fin!, le hemos pillado. Aquí tenemos a un viejo conocido de la casa. Nuestro habitual colaborador Sapphire. Mitad navarro, mitad aragonés. Se llama Javier y vive en Huesca.

EON : Hola, Javier: ¿Por qué no empiezas explicándonos el significado de tu Nick?
Sapphire: Sí; igual resulta un poco extraño. Verás, me lo inspiró la lectura de una novela de Pérez Reverte: “La Carta Esférica”. En aquella novela, el protagonista, “Coy”, es un rudo marino, fiel consumidor de la ginebra azul.

En el relato, la ginebra azul se convierte en algo más que una bebida. Es como el elixir que mariniza. Es una especie de símbolo de la rudeza de la vida en el mar.

No sé, algo así como espíritu de mar embotellado.

EON : Cuéntanos cómo empezó tu relación con las cosas de la Navegación.

Sapphire: La primera embarcación que manejé era una piragua. En concreto un kayak de aguas tranquilas. Pero eso fue de muy jovencito, antes de cumplir los veinte. La verdad que como piragüista era bastante malo porque tenía muy poca estabilidad. Después fue cuando tuve un pequeño velero. Era una embarcación muy extraña que fabricaba la empresa Artiach de Zaragoza. Un híbrido de neumática y velero con aparejo de mayor y foque. Con aquel barquito me pasé algunos veranos enteros en el Camping del Embalse de Yesa, embalse arriba, embalse abajo. Así que, como ves, procedo de la vela ligera.

EON : Y luego te pusiste a estudiar. Creo que empezaste desde abajo, por el PNB.

Sapphire: No exactamente. Es verdad que todavía conservo en vigor la tarjeta de PNB, pero la historia es un poco más larga. Me puse a estudiar a mediados de los años 80, según el plan antiguo. En aquel momento las cosas me iban bastante bien y estaba considerando seriamente la posibilidad de comprarme un pequeño barco de crucero. Entonces me saqué un título que ya no existe y que se llamaba Patrón de Embarcaciones Deportivas de Vela. Luego las cosas empezaron a empeorar y me tuve que olvidar de barcos, de Náutica y de todo. Hace unos 6 ó 7 años, buscando información por Internet, descubrí que podía convalidar directamente aquel antiguo título por el PNB. Si te parece te puedo contar la pequeña aventura de la tramitación.

EON : ¿Alguna anécdota con la burocracia? Vale, cuéntanos.

Sapphire: Sí, más o menos. Resulta que, para convalidar el título, un buen día me presento con toda la documentación en la Delegación de Fomento de Huesca. Allí me atiende el probo ordenanza… -Buenos días. ¿Qué desea? -Pues mire; traigo una documentación para convalidar un título náutico… En ese momento el funcionario me mira de arriba abajo y empieza a poner cara de estupefacción, así como pensando que tengo pinta de estar bajo los perniciosos efectos de alguna mezcla de medicamentos o de alguna sustancia psicotrópica

-No…, mire…. Aquí no tramitamos nada de eso. Aquí tramitamos cosas de carreteras, expropiaciones, también algo de radiofrecuencias pero eso… Supongo que para eso que dice Vd tendría que ir a la Marina… -Sí, efectivamente; se tramita ante la Dirección General de Marina Mercante, pero es que Marina Mercante es un departamento de Fomento, y por eso he venido aquí.

- Veo que el ordenanza vacila un momento como dudando entre echarme directamente o consultar con algún superior. Finalmente opta por lo segundo. -Espere un momento- me dice mientras se dirige a uno de los despachos. Al cabo de unos momentos sale y me dice:

-Pase ahí-. Entro a un despacho y me atiende una señora muy amable.

-Me dice el ordenanza que trae algo de títulos náuticos. En todos los años que llevo aquí no hemos tramitado nunca nada parecido. Y mira que tramitamos cosas raras. A ver qué trae…

- Le enseño la documentación que llevaba, disposiciones del BOE incluidas. Después de ojear todo aquello pone cara de sorprendida, coge el teléfono y llama a su compañera de Zaragoza. Afortunadamente, en Zaragoza, aunque poco frecuente, ya se habían topado con algún expediente sobre titulaciones, de manera que me recogió la documentación y, al poco tiempo, recibí en mi casa mi flamante tarjeta de PNB.

EON : Pues sí que es una curiosidad porque creo que no hay ningún forero habitual en la web que tenga el título de PNB. Normalmente todo el mundo empieza por el PER. ¿No se te hacía un poco limitada la habilitación que te ofrecía el PNB?.

Sapphire: En absoluto. Puede parecer una paradoja pero mis excursiones marítimas con la tarjeta de PNB son las que más he disfrutado. La primera que hice, por la Costa Brava, por la zona del Cabo de Creus, fue fabulosa. Con aquella excursión terminé de entender que lo mío eran las cosas del mar. Y la más bonita que he hecho nunca, el recorrido por el Sur de Menorca, también lo hice con el PNB.

EON : ¿ Y luego, te dio por estudiar?

Sapphire: Le había terminado de tomar gusto a la esto de la Náutica y, como no podía navegar mucho, maté el gusanillo estudiando. Ya ves; en mi caso hice bueno el nombre de la web de “Estudias o navegas”. No navegas, pues a estudiar. El PY me pareció muy bonito, pero CY me pareció apasionante.

EON : Sacaste el CY estudiando por tu cuenta. ¿Te pareció difícil?.

Sapphire: Al principio me lo había tomado como una especie de desafío personal, a la vez que como un ejercicio para desenquilosar las neuronas. Pero, conforme iba entrando en materia con los cálculos, me fueron absorbiendo y terminé disfrutando con los problemas. Resolver los problemas del astro desconocido se convirtió en mi pasatiempo preferido. De hecho, sigo en la brecha; me compré un sextante y, como vivo tierra adentro, tomo alturas de los astros sobre su reflejo en un recipiente con aceite. Resulta fascinante comprobar la exactitud, de la mecánica celeste. Cada astro se encuentra siempre, exactamente, en el punto en el que esperas que esté. Con precisión astronómica. A veces este orden matemático también me abruma un poco. Me encantaría toparme alguna vez con un astro rebelde; un astro que, actuara por su cuenta y se burlara nuestros cálculos apareciendo alguna vez en un punto imprevisto.

EON : Por curiosidad, ¿qué precisión se puede lograr con estos sistemas?

Sapphire: En condiciones óptimas se puede afinar al minuto e, incluso, se puede intentar bajar un poco. Pero tratar de llegar a las décimas de minuto queda muy bien en los enunciados de los exámenes; en la práctica real me parece un poco fantástico.

EON : Podemos decir que, de la mano de la Náutica descubriste la Astronomía.

Sapphire: Sí. Sin duda. El temario de CY me abrió al mundo de la Astronomía. Me compré un pequeño telescopio con el que gozo como un enano. Otra cosa que descubrí también es el mundo de las nubes. La Meteorología también es una cosa fascinante. Puedo decir que, estudiar el CY ha sido la mejor ocurrencia que he tenido en los últimos años. Personalmente me ha enriquecido mucho más allá de lo que me imaginaba.

EON : ¿Tu próximo proyecto de navegación?

Sapphire: El proyecto no es propiamente mío. Es de mi almiranta, que se ha empeñado en ir a las Islas Columbretes. Así que no va a haber otro remedio. De esta primavera no pasa.

EON : ¿Acabarás teniendo barco?

Sapphire. A estas alturas ya no lo sé. Durante muchos años mi ilusión era la de jubilarme y comprarme mi propio velero. Pero cada vez estoy más desilusionado. Primero porque no sé cuando me voy a poder jubilar tal y como están las cosas. Luego porque todo el tema de la náutica de recreo está asfixiado por una burocracia delirante. Parece mentira que, con la tradición marinera que tenemos en este país, y que la náutica de recreo siempre aparezca como el mundo exclusivo de los señoritos pijos de la prensa rosa. En países como Suecia y Noruega, con una climatología mucho más adversa que la nuestra, la navegación es uno de los entretenimientos familiares más comunes. Los fines de semana se pueblan las costas de barcos con familias; padres niños y abuelos navegando. Aquí, todo son zancadillas, controles, burocracia e impuestos.

EON : Además de la náutica tienes alguna otra afición marinera.

Sapphire: Sí. Buceo un poco; pero soy muy malo. Aprendí a bucear porque habían empezado mis hijas y las quería acompañar. EON : Una película que te haya encantado: Sapphire: Casablanca

EON : No. Quería decir una película de ambiente náutico.

Sapphire: ¡Ah! Entonces... “Master and Comander”. Me pareció un trabajo muy digno. Muy bien ambientada.

EON : ¿Qué libro estás leyendo?

Sapphire: Un Mundo Sin Fin de Ken Follet. Una novela que me regalaron con afecto.

EON : Un autor que te guste –además de Pérez Reverte, claro-

Sapphire: Por gustarme, muchos. Por citar uno, Pío Baroja. Tiene algunas excelentes novelas de ambiente marino.

EON : ¿Alguna novela de historias marineras?

Sapphire: Recuerdo con mucho agrado “El Cazador de Barcos”. Y, por supuesto, toda la serie de Patrick O’Brian de “Capitan de Mar y Guerra”

EON : ¿El barco de tus sueños?

Sapphire: Los veleros de bañera central de estilo classic Cruiser

EON : ¿Qué te parece que sobre o le falte a la Web o al foro?

Sapphire: En cuanto al material que hay disponible, apuntes de toda clase e información diversa, está muy completa. En pocos sitios se puede encontrar tanto material junto. Pero, por eso, se corre el riesgo de que se acabe tomando por una academia virtual gratuita. Hay gente que entra, se descarga sus cosas y se va sin decir ni pío. Sería de agradecer un poco más de participación, particularmente en la sección del Café del Mar, que debería ser un punto de encuentro de navegantes y aficionados para comentar de todo, no solamente sobre asuntos concretos de los temarios.

EON : Esperamos que por medio de esta entrevista os ayudemos a conocer un poco mejor a esta magnífica persona que es nuestro Moderador, muchas gracias Javier.