ENBEstudiasoNavegasAnimado

escuela alisios

Yachy Point 01

Tripulacion 250122

faroescuelamaritima 130422

megayate 

El proyecto de Directiva que se ha presentado hoy la Comisión Europea, en su redacción actual afectaría potencialmente al segmento superyates más grandes, es decir aquellos que sobrepasan las 5.000 toneladas de registro bruto, de esta manera la Comisión Europea intenta dar el primer paso hacia la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero en sector del transporte marítimo.

Se ha propuesto un proyecto de normativa que exige a los propietarios de grandes buques que atraquen en los puertos comunitarios que midan e informen del dióxido de carbono (CO2) emitido anualmente por la nave.

La propuesta pretende crear un nuevo marco jurídico comunitario para la recopilación, publicación y verificación de los datos anuales sobre las emisiones de CO2 de todos los buques de gran tamaño (mayores de 5000 GT) que utilizan puertos de la UE, con independencia del país donde estén registrados.
Los armadores tendrán que recopilar e informar sobre la cantidad verificada de CO2 emitido por sus buques o yates que arriben o zarpen hacia o desde y entre los puertos de la UE.
Los propietarios también tendrán que proporcionar la información para determinar la eficiencia energética de los buques. Un documento de conformidad expedido por un verificador independiente deberá llevarse siempre a bordo y estarán sujetos a inspección por las autoridades de los Estados miembros.
Se propone que las reglas se apliquen a partir del 1 enero de 2018.

En estos momentos la cuestión que se plantea es como se calcularan las emisiones de CO2.
En la actualidad, la propuesta se basa en el cálculo del consumo de combustible, en el tipo de combustible y la eficiencia energética así como el uso de los datos disponibles de los libros de registro y notas de entrega de combustible.

Esta metodología no está diseñada ni pensada para favorecer a los superyates de alto rendimiento.
El sistema europeo se propone  como un bloque de construcción de un sistema global de gestión del CO2 en el marco europeo.

Las normas propuestas se han diseñado para apoyar un enfoque por etapas para el establecimiento de normas mundiales de eficiencia energética para los buques existentes, según lo propuesto por los Estados Unidos y con el apoyo de otros miembros de la Organización Marítima Internacional (OMI).
La intención del proyecto de Directiva es que las normas de la UE se adapten a las normas internacionales.

La European Boating Industry informó a sus miembros de la cuestión y las consultas están en curso para valorar cómo podría verse afectada la industria de los superyates.

Los próximos pasos serán la negociación de la propuesta, entre el Parlamento Europeo y el Consejo con el fin de convertirse en ley, en el que European Boating Industry será el encargado de representar y defender los intereses de la industria náutica.

 

Autora: Marilena Estarellas