ENBEstudiasoNavegasAnimado

escuela alisios

Yachy Point 01

Tripulacion 250122

faroescuelamaritima 130422

El deporte de la vela no se reduce sólo a los barcos que compiten y a los hombres que los tripulan.
Detrás de cada competición hay una importante infraestructura de personas que trabajan por y para la vela, sin cuyos conocimientos, pericia y dedicación sería imposible realizar cualquier competición.

Nohelia-Oficial-de-regatas
Son figuras desconocidas, por lo que es necesario divulgar su importante contribución al mundo de la vela.


A tal efecto, hoy descubriremos la figura del oficial de regatas.

Para conocer esta trascendental figura del deporte de la vela y descubrir sus entresijos lo hacemos de la mano de Nohelia Moraté, oficial de regatas de reconocido prestigio, que acaba de ejercer sus funciones como oficial en la 29 edición de la Regata Almirante Conde de Barcelona de barcos de época.

El oficial de regatas es aquel técnico del mundo de la vela que se encarga de montar el campo de regatas, controla las clasificaciones, vela por el correcto posicionamiento de las balizas, marca los rumbos nuevos si el viento rola durante la regata y en su caso cambia la tipología del campo de regatas.
Por otra parte, en tierra son los encargados de recibir las inscripciones y tienen la última palabra sobre la aceptación o no de un barco en la prueba.

Existen tres categorías de oficiales de regatas, regionales, nacionales e internacionales.
Según explica Nohelia Moraté, el ejercicio de la función “es muy vocacional y requiere mucho trabajo y mucha experiencia.

Para ser un buen oficial de regatas no es imprescindible ser navegante, pero es muy aconsejable, porque entre otras cosas, hay que saber desenvolverse con el barco del Comité y por tanto constantemente hay que ir adquiriendo nuevas habilidades y acumulando experiencia”

Los oficiales están apoyados por todo un equipo de personas que trabajan a sus ordenes, pero es aconsejable que ellos mismos hayan pasado por todos los puestos que existen en una competición de vela, en concreto Noelia empezó en salvamento de una regata y paso a paso, a través de todos los puestos, ha llegado a ser una oficial de regatas con gran experiencia y amplia trayectoria.

El recorrido de la regatas, parte esencial de estas, lo planifican los oficiales según el tipo de barco que va realizarlo y también teniendo en cuenta las previsiones meteorológicas que se esperan y básicamente la dirección del viento.
Evidentemente, no es lo mismo un recorrido para vela ligera, que para regata de crucero o para clásicos.

“Lógicamente, también el tipo de competición influye, en las competiciones para niños, los recorridos deben ser más simples, cuando es una competición previa a algún campeonato, debe tratar de imitarse al máximo el recorrido que se va a encontrar”, explica Nohelia.

En el caso de los clásicos, por ejemplo, ultima competición en la que ella ha participado “ a estos barcos les cuesta mucho ceñir, por tanto hay que procurar ponerles rumbos portantes y poca ceñida, tratando a su vez, que los recorridos sean atractivos”.

En cuanto a las funciones de otras figuras de la vela, Nohelia especifica que la figura del Medidor se encarga de definir las medidas y establece los tiempos para que los barcos puedan navegar.
Son quienes hacen el certificado de “rating”, en el caso de los clásicos en base al reglamento CIM, que una vez aplicado al tiempo real en el que se completa la competición, permite obtener el tiempo invertido o compensado del cual se obtienen las clasificaciones.

Hay otra figura importante que es el Comité de Protesta que se encarga de revisar si el oficial de regatas ha actuado bien en la toma de sus decisiones y también resuelve las protestas que se producen entre los propios regatistas.

Un día de competición para un oficial de regatas puede calificarse como “estresante” según Nohelia.
Empieza con una reunión para aclarar dudas o admitir comentarios sobre el recorrido, también se inspecciona que no haya desperfectos en el material y cuando falta una hora para el inicio de la prueba se hace a la mar con el barco de comité.

El oficial no supervisa personalmente el campo de regatas, proporciona las coordenadas, pero son los balizadores de su equipo los que fondean las balizas. Explica Nohelia que “el equipo técnico es muy importante si hacen mal su trabajo, la regata puede ser anulada y la responsabilidad última recae en el oficial.

El equipo son los ojos del oficial, porque el barco de Comité no se mueve y es imprescindible que la comunicación sea muy fluida”.
Una vez en tierra, es cometido del oficial comprobar que la información que ha llegado a tierra sea la correcta y se encarga de revisar los resultados.

Para concluir Nohelia nos dice que lo más agradable de la función de oficial de regatas es recibir un “bocinazo” o el aplauso de los regatistas, “que un regatista te diga que has hecho un buen trabajo es lo que más te compensa”
En cuanto a lo más negativo, ella se inclina por el hecho de que le anulen una regata.


Autora: Marilena Estarellas