escuela nautica baleares valnautica

escuela alisios

Yachy Point 01

Capítulo 12   UNIVERSIDAD DE MAREANTES

 


La única contrariedad actual en la existencia náutica de Don Botalón provenía  de que no se sintiera tan bien físicamente como en años anteriores.
La edad  y los kilos le iba pasando factura; ya no se sentía capaz de esfuerzos radicales como escalar el palo o subir a mano y sin descanso el fondeo como antes.
Si se esforzase lo podría hacer, pero  interiormente empezaba a tomar conciencia de sus limitaciones que algunos exámenes le ponían de manifiesto como cuando el otro día tuvo que bajar a toda leche el génova rifado o cuando soplaba el foreño  y tenía que trincar una boya con el bichero en una marea viva en Punta Umbría, donde la rapidez  de piernas y el tino con el gancho de reemplazo eran lo fundamental.
La presencia de Trinquete ya le era necesaria para cualquier aventura que iniciase y el chaval se daba cuenta.
El Thalassa salía de Mazagón pese al mal tiempo. Habían decidido zarpar a pesar de todo, pero no en dirección a la mar sino que se adentrarían por el Canal del Padre Santo rumbo a la desembocadura del río Tinto; saludarían al Monumento a la Fe Descubridora, que todos conocen en Huelva como la estatua de Colón y de vuelta al pantalán.
 

 Foto 12 01 

Botalón tenía la idea en principio de  izar la vela mayor, pero como el viento, incluso al socaire del  monumental dique,  se iba incrementando,  decidió  navegar a motor.
- Siempre es bueno que el motor trabaje ,decía circunspecto, mientras se
internaban en el puerto comercial con sus gigantescas grúas, sus apiladas mercancías, sus gigantescas montañas de grano amontonadas por tolvas neumáticas ,que succionando el seco cargamento de los barcos atracados, lo  depositaban  junto a monumentales tinglados plateados sobre los que sobresalían las prominentes las chimeneas del  cercano complejo químico que alimentaban continuamente  de humo y llamas anaranjadas un grisáceo cielo.

 Foto 12 02 

- Maestro, que ya estás para sopitas y buen vino; decía Trinquete mientras adujaba las estachas de atraque y estibaba las defensas.
- No digas eso, que estoy como un chaval. Ya quisieran mis compañeros …
- Que estarán jubilados como tú. ¡Vaya panda de abueletes marineros!  . Por cierto,
¿ en qué Escuela Náutica estudiasteis?.
- Primero en Sevilla y después en  Cádiz
- ¡Haa!   Siempre tiene que salir Sevilla. Cuando se habla de Escuela Náutica por aquí siempre debe ser la de Cádiz. Es impresionante su facultad de las Ciencias del Mar.
 

 Foto 12 03 

- Te voy a decir cuatro cosas, contestó Botalón indiferente al colorido de las escenas que se estaban desarrollando a su estribor, primero ,que me fastidias con tu antipatía revanchista pueblerina ; segundo, que en el tema náutico Sevilla tuvo mucho que ver ; tercero que la facultad no es Ciencias del Mar si no la de Ciencias Náuticas y por último  donde yo estudié el último año ; la antigua Escuela de Náutica sobre la playa de la  Caleta, no se puede comparar con tu novísima Facultad.
Todavía recuerdo con emoción los atardeceres con el sol desparramando su luz, que era como una especie de explosión de colores, entre la silueta del Castillo de Santa Catalina y los aletargados botes fondeados. Era un increíble espectáculo diario a pié de la puerta.
 

 Foto 12 04 

- ¡Ah!  Y…  ¿Por qué le gana Sevilla a Cádiz en esto de la náutica?
- ¡Ya estamos! , contestó Botalón sonriendo, Esto no es una competición. No se trata de determinar el  ganador o el perdedor. Se trata, como siempre te digo, de poner las cosas en su sitio.
- Pero  ¿Dónde se estudió primero estas ciencias?
- En Cádiz
- ¿Ves? , dijo Trinquete señalándolo con el dedo como si fuera una pistola, ¡Te gané!
- Siéntate a mi lado y escúchame bien. Es verdad que en Cádiz siempre se ha enseñado a navegar y tiene esa larga tradición que se pierde en el tiempo .
Los mismos Reyes Católicos en marzo del año 1500 le dieron esa licencia al Colegio de Pilotos Vizcaínos de Cádiz también llamado Colegio de Pilotos de los Mares de Levante y Poniente; fue la primera en España, pero no era una cosa reglada como actualmente.
Los Mestres de las naves que venían del Mare Nostrum se reunían con los que venían del Atlántico y allí, en la cripta de la catedral, intercalaban sus experiencias fundando al final esta asociación que era más de debate que de enseñanza .
La cosa cambió cuando Isabel  la Católica fundó en Sevilla la Casa de Contratación tres años más tarde.
- ¿Y qué tiene que ver la Casa de Contratación con la náutica?, preguntó extrañado Trinquete.
- Esta Casa controló todo el ultramar. No había nada que pasase allí que escapase a su control. Lo mismo era un Tribunal, que una Aduana, que un control policial  y lo mismo se encargaba de animar el cotarro cultural como de determinar qué hacer en aquellas tierras.
Su monopolio era  total y a pesar de que los españoles siempre nos hemos desmadrado, hacía bien su trabajo.
No se podía navegar a estos territorios sin su beneplácito y sin las licencias que expedían a los pilotos y que para tenerlos fiables,también se dedicaron a instruirlos en las formas de navegar que ellos mismos investigaban y desarrollaban.
 

 Foto 12 05 

Como resumen te diré que bajo su auspicio se formaron al principio dos instituciones: La universidad de Mareantes que se dedicaba a temas  náuticos y la  Cofradía  y  Hermandad  que formaban los  examinados en las Carreras de Indias  para aleccionarlos en los temas divinos que naturalmente tomó el nombre de la Patrona de los marineros.
Trinquete, por fin, vio un hueco donde meter baza y carraspeando dijo:
- La Cofradía de la Virgen del Carmen.
- No, Trinquete, en ese tiempo a los navegantes les daba más alivio Nuestra Señora del Buen Aire. Eso de la Virgen del Carmen lo puso de moda el mallorquín Antonio Barceló, pero eso es otra historia…
Entonces Sevilla, al ser el corazón del imperio transoceánico, se convirtió en la ciudad más rica y poblada de España porque a fin de cuentas se había transformado en la capital de Europa y de América; era una ciudad universal, escenario de todo lo humano y teatro del mundo por lo que vinieron a vivir los personajes más influyentes.
 

 Foto 12 06 

El saber del mundo náutico también estaba allí. Los  mejores navegantes y cosmógrafos estaban dedicados a las Carreras de Indias, por tanto contratados por la Casa y enseñando en aquel lugar su ciencia.
- ¿Y por qué siempre dices las Carreras de Indias es que hubo varias?
- Cuando se enseñaba náutica en la Universidad de Mareantes y más tarde en el Colegio de  San Telmo, se expedían los títulos, no  de forma general sino de forma específica.
Los había para la carrera de Tierra Firme, para la del Mediterráneo, para la Habana, para los Mares del Norte etc.  por lo que un titulado en la carrera de Tierra Firme no podía ejercer, por ejemplo ,en la del río de la Plata, mientras no fuese examinado en esa derrota .
Los buenos marinos tenían en su haber varias carreras porque sus posibilidades de ascenso y trabajo lógicamente aumentaban.
Así que cuando te pregunten el origen de la palabra carrera en el sentido académico, ya sabes que tiene procedencia náutica.
- ¿ Y qué es eso del Colegio de SanTelmo?
 

 Foto 12 07 

- Al principio era donde acogían y formaban a los huérfanos de marineros pero después tomó el relevo a la Casa de Contratación en la enseñanza de la navegación , Su último lugar todavía es un edificio público de Sevilla ¿sabes dónde estaba ese centro?
- ¿Dónde?
- Donde ahora está la sede de la Presidencia de la Junta de Andalucía. Si
Te fijas en su fachada principal te verás rodeado de figuras de motivos náuticos, rematando la figura de San Telmo que no sé si sabrás es el patrón de los navegantes.
 
 
 Foto 12 08 

Bueno pues en la heredera de esta Casa, estudié yo. En la Escuela Náutica de San Telmo.
- Pero ¿Existe todavía?
- No.Desgraciadamente. Y cuando yo estudiaba era ya dependiente de la de Cádiz ,pero a mí nadie me quita el orgullo de haber estudiado donde lo hicieron  Americo Vespuccio, Diaz de Solís o Sebatián Cabotto por nombrarte sólo los tres primeros Pilotos Mayores  y en cuanto a Cádiz te diré que …
La conversación se interrumpió porque un barco metanero, impresionante con sus cuatro enormes cúpulas, se cruzaba con nosotros. Navegaba a unos  6 nudos  apartando con su bulbo las encrespadas aguas. En su palo de proa enarbolaba unas banderas de señales.
- Maestro ¿Qué significan esas tres banderas?
- Sabes que en la derrota hay un cuadro con las banderas del código internacional de señales; identifícalas.
Trinquete subió al rato, sonriendo socarronamente porque ya conocía su significado, y dijo sucintamente:
- Son la B, la H y la Q
- Bueno , pues ya sabes que no pasa nada anormal, contestó rotundamente
Botalón mientras disminuía el gas del motor, y  así dejó a su sobrino con la  palabra en la boca pues ya estaba preparado para replicar cualquier comentario.
Anda, prepara la maniobra que entramos en puerto.