Capítulo 2


El Aníbal, velero mallorquín de nacimiento, en 1867, era un bricbarca de tres palos con el trinquete y mayor cruzados y el de mesana y otros para velas de cuchillo. Llevaba un precioso mascarón de proa, obra del escultor Enric Estadas, que representaba al general Aníbal desenvainando la espada. Al igual que el velero del mensaje anterior pasó por varios dueños y varias regiones de España.


Foto BNP 02 01

 


En 1897 será matriculado en Vigo. En 1907 el nuevo propietario se lo llevará a Sevilla cambiándole  el nombre: ahora se llamará Príncipe de Asturias. Se le traslada a Málaga más tarde y en 1912  a Gran Canaria por sus nuevos dueños, dos comerciantes mallorquines establecidos en Las Palmas. Estos le rebautizarán con el nombre de Guadalhorce y le dedicarán al transporte de mercancías.

 

Foto BNP 02 02


Ahora sus viajes serán trasatlánticos entre España y América del Norte. De hecho, en 1930 era el último velero puro, sin ningún tipo de motor auxiliar de la marina mercante  española que efectuaba viajes trasatlánticos.
Su último viaje fue en 1932 (pues todavía, entonces, efectuaba viajes a Norteamérica y las Antillas) cuando yendo desde Las Palmas hacia Jacksonville le sorprendió un huracán cerca de la costa sur de Cuba. El Aníbal/Príncipe de Asturias/Guadalhorce, velero de pura casta, se hundió y con él toda su tripulación.


Foto BNP 02 03

(No es nuestro velero, pero ilustra su fin)


Una estrella internacional fue la fragata Preusen o Preussen, única de cinco palos con aparejo de cruz en todos ellos. Toda de acero, palos y vergas, el manejo de su superficie vélica era de tal envergadura para su reducida tripulación que portaba dos máquinas de vapor montadas en cubierta para accionar los aparejos, los cabrestantes y las bombas.


Foto BNP 02 04


De la línea Flying-P. y construida en 1902, antes de su botadura existía otro buque de esta misma compañía que tenía igual nombre:

 

Foto BNP 02 05


Era un velero de tres palos que fue rebautizado "Posen" en el momento del nacimiento del giganteimg.

Foto BNP 02 06


Nuestra hermosa alemana de cinco palos tuvo fama también de haber sido el velero más rápido de todos los tiempos en largas distancias. Navegando desde Iquique (Chile) a Lizard Point en Cornualles, en 1904, tardó 61 días. En 1905, desde Lizard Point a Iquique lo hizo en sólo 57 días.

Foto BNP 02 07


Era otro velero del salitre, cabohornero, fuerte, original, bello y muy rápido. Pero como la vida no es justa, ni siquiera para los barcos, sus propias virtudes, sobre todo la que le dio el sobrenombre a Aquiles, le perdió.

 

Foto BNP 02 08


Corría el mes de octubre de 1910, cuando el vapor inglés Brighton siguiendo su ruta de Newhaven a Dieppe lo avistó, justo en el Canal de la Mancha. ¡Bah, un velero, me da tiempo de sobra -debió de pensar el vapor- a cruzarle la proa!. El choque prácticamente partió al Preusen por la mitad.

 

Foto BNP 02 09

Allí quedó, encallado en la costa de Kent de la pérfida Albión, en los blancos acantilados de Dover, como un juguete roto.
El Sant Mus, mallorquín también, fue un velero puro de nacimiento, el más grande construido en España hasta entonces, pero ya en su primer viaje se le instaló un motor diesel auxiliar en cuanto llegó a Nueva York.

Foto BNP 02 10


Era un bergantín goleta de cuatro palos pero las líneas de su casco no eran las idóneas para su aparejo, lo que le hacían difícil de gobernar y propenso a los fuertes bandazos. Esto fue causa de sus escasos viajes.

 

Foto BNP 02 11
Como los anteriores veleros mallorquines, cambió varias veces de manos y su último dueño, puesto que lo tenía inactivo, se lo regaló al Estado hacia el final de la Guerra Civil Española.

 

Foto BNP 02 12
Utilizado, después de acondicionarlo y modificarlo por su deterioro, como buque escuela con base en Barcelona, por causa del descuido continuado acabó sus días sirviendo como relleno de un muelle de su puerto base. Para algo sirvieron al menos su casco y arboladura.

 

Foto BNP 02 13

La Barceloneta en 1930.

La fragata dom Fernando II e Glória, botada en 1843 en la India, fue el último gran navío de vela de la marina portuguesa y también la última nave que hizo la  "Carreira da Índia".


Foto BNP 02 14
Esta carrera era una verdadera línea militar regular que hacía el recorrido, desde el siglo XVI hasta el XIX, entre Portugal y la India

 

Foto BNP 02 15
Fue el último gran navío, enteramente a vela, de guerra construido por el antiguo “Arsenal Real de Marinha de Damão” . Tenía 50 cañones.
En 1865, sustituyó al Vasco de Gama como escuela naval. En 1938 dejó de servir de Escuela Práctica de Artillería Naval, pasando a ser utilizada como navío jefe de las “Forças Navais no Tejo”.


Foto BNP 02 16
Esta fragata, casi destruida por el fuego, en 1963, permaneció durante 27 años varada en las arenas del río Tajo.

 

Foto BNP 02 17

Foto BNP 02 18
Hoy es un museo y está anclada en el muelle de Cacilhas (Lisboa) casi completamente restaurada.

 

Foto BNP 02 19
Lisboa en 1650

 

Foto BNP 02 20
Terremoto de Lisboa 1755

 

Foto BNP 02 21
El Sørlandet, construida en Kristiansand y botada en 1927, es una bella fragata de tres palos fuerte y de 64 metros de eslora. Realizó la primera travesía del Atlántico efectuada por un barco noruego (en 1933, con motivo de la Exposición Universal de Chicago).

 

Foto BNP 02 22


En la II Guerra Mundial prestó asistencia en alta mar a los submarinos alemanes, lo que casi  le vale el irse a pique en el transcurso de una batalla.

 

Foto BNP 02 23

Restaurado en 1948, en 1956, participó en la primera Tall Ship y más tarde en varias más. En 1958 le fue instalado su primer motor auxiliar, aunque durante mucho tiempo siguió surcando los mares a vela. Hoy está equipado con los últimos adelantos en materia de navegación, así como de un motor de 560 caballos de potencia, lo que le confiere una velocidad de 8 nudos en casos de calma total. En 1974 fue vendido pero pocos años más tarde volvió a manos noruegas y a su puerto de origen Kristiansand.

 

Foto BNP 02 24 
Aquí en Brest en el 2000, en primer término el Belem, del que ya hemos hablado.
Este velero es el más antiguo de los tres buques insignia de la armada Noruega. Fue un barco escuela para el entrenamiento de jóvenes cadetes, pero ahora es propiedad, desde 1980, de una fundación sin ánimo de lucro- Stiftelsen Fullriggeren Sørlandet-, controlada en parte por el Ministerio de Cultura del gobierno Noruego.


Foto BNP 02 25
Entre 1980 y 1983, el Sørlandet fue el único barco escuela noruego operativo, combinando su tiempo con cruceros para gentes de todas las edades y nacionalidades. 1981 fue un año ajetreado para este barco, que cruzó el Atlántico hasta 4 veces, para visitar las Bermudas, Boston y para participar en la filmación de una película.

 

Foto BNP 02 26
En la actualidad este velero disfruta de un bien merecido descanso de su actividad de buque escuela. La fundación que lo posee lo ha destinado a la promoción de la navegación tradicional, realizando charters de introducción a la vela. Una función similar a la que realizan otros veleros como el Cutty Sark o Alexander Von Humbold.

Foto BNP 02 27
Buscando veleros con nombre propio he encontrado una joya histórica: una española, de un valor y un patriotismo impresionante, que integró la tripulación y ocupó puestos de mando en barcos (naturalmente disfrazada de hombre) de la Marina de Guerra en el siglo XVIII. Sus hazañas guerreras no desmerecieron de muchos marinos de la época, con los que compartió penalidades en los fuertes y elegantes buques españoles de la época, pero muy poco confortables para la vida diaria. Desde las 7,30 de la mañana haría cuatro horas de guardia cuando le tocara, ayudaría en las faenas sobre cubierta, sobre todo en las barras del cabestrante, braceo de vergas, escotas y escotines, y en caso necesario incluso picaría la bomba de achique, limpiaría y baldearía la cubierta y hasta tendría que hacer prácticas de tiro -si tuvo suerte, quizás bajo las órdenes de Mazarredo (1745-1812), que era muy exigente, pero quizás el mejor marino español del momento-.

 

Foto BNP 02 28
 

“En la imagen inferior las tres cubiertas principales de un navío de tres puentes. En ellas se puede apreciar diferentes momentos en su utilización. En la primera los marineros arman las mesas entre los cañones para hacer los ranchos de comida. En la segunda el momento del zafarrancho de combate y en la tercera la disposición a la hora de dormir en los coys”. Dibujos y texto de José Luís González Mateo.

 

Foto BNP 02 29
Nacida en Aguilar (Córdoba), ANA MARIA DE SOTO, hija de Ana y Tomás, haciéndose pasar por Antonio, se enroló con 16 como voluntaria en los Batallones de Marina (lo que hoy sería la Infantería de Marina). Corría el mes de junio de 1793 cuando se alistó. Era una chica como muchas de la época, pelo castaño y ojos pardos, pero el camino que eligió ya hemos visto que no era el típico de la mujer de su tiempo.

 

Foto BNP 02 30
Tuvo, en más cinco años que duró su camuflaje, varios destinos y en todos mostró su disciplina, eficacia, valentía y abnegación, patente en su Hoja de Servicios. Estuvo en el ataque a Bañuls (Guerra de Convención francesa) y en la defensa y abandono de Rosas, así como en las lanchas cañoneras de la defensa de Cádiz, las ideadas por el gran Barceló (1717-1797). Mazarredo fue el defensor de Cádiz.

 

Foto BNP 02 31
Fue uno más en el combate naval del cabo de San Vicente, a bordo de la fragata de 34 cañones, Nuestra Señora de las Mercedes, en la que se había embarcado en 1794, que estaba capitaneada por D. José Valera.

 

Foto BNP 02 32
Batalla del Cabo de San Vicente
Pero tras un reconocimiento médico por unas fiebres, fue desembarcada de la fragata Matilde el 7 de julio de 1798, al descubrirse su condición de mujer. No sólo no se castigó su engaño sino que se le concedió la licencia absoluta el 1 de agosto de 1798 por su “heroicidad demostrada y en atención a su acrisolada conducta”. El Rey le concedió sueldo y grado de sargento para que pudiera atender a sus padres, y se le autorizó a usar los colores de marina y las divisas de sargento. Se los ganó a pulso.


Foto BNP 02 33
Marino español 1793


Otros veleros con nombre propio pero de los que no he encontrado apenas nada.
El clíper Murray, se construyó en Aberdeen, en 1861. Fue el último buque de la línea de Oriente (línea de barcos que transportaban té, café, especias…) Era enteramente de madera. Se puede apreciar en la imagen su fuerte y largo bauprés.


Foto BNP 02 34
El France I y el France II, de la famosa casa Bordes de Burdeos, fueron dos gigantescas bricbarcas (o barcas, como también se llamó a este tipo de barco) cabohorneras de cinco palos, que llegaron a alcanzar cerca de 5000 toneladas.



Foto BNP 02 35
France I



Foto BNP 02 36
France II



Foto BNP 02 37
El clíper Pinnas, fue uno de los veleros de la línea P alemana, que había pasado a pertenecer a otro país (Francia), tras la guerra, como la mayoría de los buques alemanes. Aunque ese mismo año su antiguo dueño la volvió a recomprar.

 

Foto BNP 02 38
Era una fragata de tres palos con el casco de acero que había sido construida en 1902 en Escocia y vendida al dueño de la línea P, Ferdinand Laeisz, 1909.



Foto BNP 02 39
Viajando en 1929 de Hamburgo a Talcahuano, San Antonio y Valparaíso, con cemento y carbón, sufrió graves averías debido al mal tiempo reinante en la zona del Cabo de Hornos (perdió los palos trinquete y mayor, del mesana quedándole únicamente el palo macho).



Foto BNP 02 40
La tripulación pudo ser salvada por un vapor chileno pero la fragata, abandonada, se perdió para siempre.

 

Foto BNP 02 41

Foto BNP 02 42
El Christian Radich, noruego de Sandeljord, fue construido en 1937 para sustituir al mercante, buque escuela, Statsraad Erichsen (abajo, 2 estampas de este último buque)

 

Foto BNP 02 43
 

La Radich, es una preciosa fragata de tres palos que realizó su primer viaje, con 99 cadetes, 1938 por el Mar Báltico. En 1939 acompañó al Erichsen a Nueva York. Estando allí, estalló la Segunda Guerra Mundial y mientras el viejo buque escuela se quedó, nuestro velero volvió a Noruega, para servir en la Marina Militar.

 

Foto BNP 02 44
En 1940, Alemania lo requisó para que sirviera como depósito para los submarinos. Un bombardeo aliado al puerto de Frensburgo alcanzó y semihundió al velero, que quedó volcado y desarbolado.

 

Foto BNP 02 45
Afortunadamente, en 1947, los noruegos se lo llevaron y lo repararon. Y desde entonces sigue activo luciendo todo su esplendor.

 

Foto BNP 02 46
Ya apenas paró (en 1999 sufrió, de nuevo, una drástica reparación):
1956.- Regata de alto bordo. 1956-57.- Vuelta a América (6 meses) como actor protagonista de un documental sobre él mismo. 1970.- Actor para la serie televisiva británica “The Onedin line”. 1976.- Regata transatlántica de alto bordo. 1978 y 1980.- Viaje a las Indias occidentales, costa este y oeste de EEUU…



Foto BNP 02 47
Hoy sigue siendo un buque escuela que participa en regatas y viajes de placer.

 

Foto BNP 02 48
Además tiene el honor de ser uno de los pioneros en aceptar a la mujer entre sus tripulantes.