escuela nautica baleares valnautica

escuela alisios

Yachy Point 01

NAVEGACIÓN  

Según la manera en que la obra viva del barco parte del agua, tendremos diferentes formas de navegar, se alcanzarán velocidades distintas y serán necesarias motorizaciones de una franja alta o baja, en función de las prestaciones que el barco puede ofrecer.
De hecho, la velocidad que puede alcanzar una embarcación no depende exclusivamente de la potencia que lleve a popa, sino también, y sobre todo, de la forma del casco.
Se llaman cascos de desplazamiento lo que se caracterizan por un movimiento lento, y de planeo los que consiguen obtener del agua sustentación dinámica y avanzan a velocidades teóricamente ilimitadas.

El casco de desplazamiento es típico de los botes y de las lanchas de madera, de pesqueros grandes y pequeños; también los barcos de vela grandes tienen cascos que navegan en desplazamiento.
Con este tipo de casco el impulso del motor (o de las velas) no superará jamás al que se recibe del agua en la que navega y que sigue el principio de Arquímedes.
Debido a este principio, el barco flota a pesar de que este construido de hierro, mientras que un trozo de metal se hunde.
El impulso que recibe el barco es muy grande porque son muy grandes sus volúmenes y, por consiguiente, en proporción directa, la masa de agua sobre la que se reparte la presión (un peso no es más que una presión aplicada a una superficie) es considerable y capaz de mantener a flote la embarcación gracias a la suma de las fricciones entre las partículas fluidas que componen el agua.  


Un casco que avanza en desplazamiento, ya que permanece sumergido incluso durante el movimiento, ha de vencer las resistencias horizontales debidas a la fricción de masa del agua; pero la forma y la longitud del casco resultan determinantes.
Multiplicando la longitud de la eslora por 1,1 se obtiene la velocidad máxima teórica de ese determinado barco.
De lo que se puede decir que una embarcación en desplazamiento consigue alcanzar una velocidad en nudos equivalente a su eslora en flotación .
En un barco en desplazamiento, la potencia máxima que se le puede aplicar a popa es la necesaria y suficiente para obtener un valor muy cercano en nudos a la eslora de flotación; todos los caballos de más que se le apliquen equivaldrán a un desperdicio de combustible.  


Un barco que se desplaza en planeo al aumentar el movimiento, se desplaza sobre el agua, emergiendo en proporciones cada vez mayores hasta que, con el máximo de la potencia que puede soportar el casco, sólo quedan debajo del agua la hélice y un trocito de quilla por la parte de popa.
De esta forma, en un barco de planeo la potencia máxima la determina la resistencia del espejo de popa y su tamaño.  

La Posición de Motor   Un aspecto muy importante en la navegación de las embarcaciones con motor fueraborda es la colocación del motor.
Para obtener la altura ideal se ha de poner la chapa anticavitación del motor un par de centímetros por encima de la línea extrema de la quilla, abajo, hacia popa.

Hay que recordar que en el fueraborda la placa anticavitación es un trozo de chapa horizontal que sobresale de la cola por la parte posterior más ancha.
Se llama así porque impide la penetración de aire junto a la hélice en movimiento, aire que provocaría el fenómeno del vacío que se origina cuando la hélice gira dentro de una burbuja formada a su alrededor.   
 
Para obtener la mejor posición, la hélice ha de trabajar horizontalmente e impulsar la embarcación sólo hacia delante sin crear componentes de fuerza inclinados que disminuirían el rendimiento del motor.  
El empleo del Power Trim sirve para cambiar la posición del motor en marcha, porque, mientras el barco planea, se puede mejorar el rendimiento elevando la cola.  

Consejos Útiles para Afrontar la Mar.  

Además de la dotación obligatoria de seguridad (Salvavidas, chalecos, cohetes de señales, avisadores acústicos, botiquín) conviene que quien pueda instale un segundo motor auxiliar.
El auxiliar habrá de ser de la misma marca que el motor principal, sobre todo porque así la toma del deposito de combustible será igual.  
También conviene llevar a bordo un par de alicates, alambre, un martillo, pernos para la hélice y la llave necesaria para soltar la tuerca que fija la hélice y poder sustituir el perno.
Además hay que llevar una lleve para bujías y una bujía de recambio.
Todas las herramientas y aparatos convienen que se unten en grasa blanca marina y envueltas en un paño para su mejor conservación.  

Preparación de la Mezcla

Sólo se han de alimentar con una mezcla aceite-gasolina los motores de dos tiempos, porque los de cuatro tiempos utilizan exclusivamente gasolina.
Se pueden encontrar a la venta unas medias de plástico graduadas.
La mezcla se prepara introduciendo la cantidad de aceite correcta en un recipiente y añadiendo luego la gasolina.   

Ejemplo: Una mezcla del 2 % (50:1) se ha de introducir veinte centímetros cúbicos de aceite por cada litro de gasolina.
La gasolina y el aceite se han de mezclar bien antes de introducir la mezcla en el depósito.  

¿Qué hay que hacer si el motor se cae al agua?  

 Ante todo hay que quitar las bujías; luego se ha de volcar el motor.
Entonces hay que hacer girar varias veces el cigüeñal, de manera que salga el agua que con toda probabilidad habrá entrado en los cilindros y el carter.
A continuación se han de vaciar cuidadosamente el carburador y el deposito del combustible, así como las tuberías.  
Después de haber cambiado las bujías por otras nuevas y haber llenado el deposito con una mezcla nueva se ha de intentar arrancar inmediatamente el motor y mantenerlo encendido durante media hora.  
Si el motor no arranca hay que introducir una buena cantidad de aceite en los cilindros y en el carter e ir inmediatamente al taller (dos horas como máximo).

  
¿Qué hay que hacer si el motor no arranca?  

Primero comprobar que tenemos combustible.
Examinar con cuidado las tuberías de paso del combustible y cerciorarse que la mezcla llega al carburador.
Las bujías no tienen que estar sucias ni mojadas.
Examinar también las pipas de las bujías y los cables AT, que tienen que estar secos y carecer de cualquier corte o grieta.
Los contactos del ruptor tienen que estar limpios y en buenas condiciones.